La investigación o análisis de los incendios y la determinación precisa de sus causas son fundamentales para la protección de vidas humanas y de los bienes materiales.

Es una actividad compleja, que involucra conocimientos, tecnología y ciencia. La recopilación de datos y el análisis de esos hechos, se deben llevar a cabo de manera objetiva con una metodología básica de investigación que se debe basar en el uso de un enfoque sistemático y en la atención a todos los detalles de importancia.

A modo de unificar criterios, se han de seguir las pautas y recomendaciones del standard NFPA 921.

Con pocas excepciones, la metodología adecuada para la investigación de un fuego, implica primero determinar y establecer el o los orígenes; luego investigar la causa, circunstancia, condiciones, o medios que han reunido la fuente inicial de energía, el combustible y el oxidante.

El enfoque sistemático recomendado es el del método científico que se aplica en las ciencias.

Este, ofrece los procesos organizativos y analíticos que son necesarios para toda investigación.

El método científico es un principio de investigación que se aplica utilizando los siguientes pasos.

  1. Identificación del problema
  2. Definición del problema
  3. Recolección de datos
  4. Análisis de datos (Razonamiento inductivo)
  5. Desarrollo de una o varias hipótesis
  6. Seleccionar la hipótesis final
  7. Probar la hipótesis (Razonamiento deductivo)

Para formarse una opinión a partir de las hipótesis sobre incendios, el investigador debe establecer normas sobre el grado de confianza de esa opinión. La aplicación del método científico indica que cualquier hipótesis basada en un análisis de los datos recogidos en una investigación, debe soportar la prueba de un contraste razonable.
Hay cuatro niveles de confianza que se pueden aplicar habitualmente a esas opiniones.

Concluyente: A ese nivel de confianza, la hipótesis ha sido contrastada y ha soportado cualquier prueba, mientras que al mismo tiempo se han tenido en cuenta y eliminado todas las alternativas razonables debido a que no han soportado un contraste válido, quedando únicamente como verdadera la hipótesis aceptada.

Probable: Este nivel de confianza corresponde a algo que es más probable que sea así, a que no lo sea. En este nivel de confianza, la probabilidad de que la hipótesis sea verdadera es superior al 50 %.

Posible: En este nivel de confianza se puede demostrar que la hipótesis sería posible, pero no se puede decir que sea probable.

Sospechosa: Este nivel de confianza corresponde a la percepción de que la hipótesis puede ser verdadera, pero no hay datos suficientes para sacar la conclusión de que se deben excluir cualesquiera otras hipótesis razonables.

si.com