El seguro Todo Riesgo Construcción cubre todos los daños que se produzcan de forma accidental o imprevisible en la obra civil durante su ejecución, incluidos los que tengan su origen en los fenómenos de la naturaleza, salvo exclusiones.

Puede ser contratado por el constructor principal de la obra, aunque puede suscribirlo también cualquier persona física o jurídica que intervenga en su ejecución (propietario, promotor, etc.)

La vigencia del seguro viene determinada por la duración de la construcción.

El seguro cubre desde el inicio de la obra hasta la fecha de finalización de la misma que figure en el Certificado Final de Obra. 

La fecha de efecto y vencimiento deben aparecer claramente determinados en la póliza.

Si la obra se termina con posterioridad a la fecha prevista, será necesario solicitar al asegurador una prórroga del contrato.