¿Qué es una tasación y tipos?

Una tasación inmobiliaria oficial es un informe con validez legal que certifica el valor de tasación de un inmueble para una finalidad determinada y emite valor tasación bajo las normas ECO 805 del 2003 para tasaciones y valoraciones

Su realización está sujeta a una metodología que sigue los criterios establecidos en las normas de aplicación (Ley 2/1981, Real Decreto 685/1982, Real Decreto 775/1997, Orden Ministerial ECO 805/2003, Orden EHA/3011/2007, ley 41/2007, Orden EHA 564/2008, Real Decreto 716/2009).

Existen otros tipos de valoraciones para los siguientes fines:

  • Divorcios.
  • Herencias.
  • Compra-venta.
  • Contradictorias.
  • Aplazamiento de impuestos.
  • Sucesiones.

¿Qué es una valoración?

Una valoración inmobiliaria es un informe que justifica un valor sostenible en el tiempo de un bien inmueble. Ha de ser realizada por un profesional que conozca perfectamente los precios del mercado inmobiliario y cuente con los conocimientos necesarios para poder fijar el precio real del inmueble.

El valor del inmueble es aquel que el mercado establece para un determinado tipo de inmueble, de acuerdo a sus características constructivas y cualitativas, así como a la posición que ocupa dentro de un ámbito urbano determinado. En la determinación del valor del inmueble resulta esencial la consideración de sus características propias y de su idoneidad o adaptación a los actuales requerimientos del mercado, así como los condicionantes de su emplazamiento (localización), su adecuación al aprovechamiento óptimo asociado a las características o amenidades del entorno y a su internalización en los valores urbanos.

¿Qué es el urbanismo?


 El urbanismo constituye la organización u ordenación de los edificios y los espacios de una ciudad acorde a un marco normativo. Es por tanto una disciplina que define teniendo en cuenta la estética, la sociología , la economía, la política, la higiene, la tecnología, el diseño de la ciudad y su entorno. Se ocupa tanto de los nuevos crecimientos como de la ciudad ya existente y consolidada a fin de mantenerla o mejorar sus infraestructuras y equipamientos.

En este diseño de la ciudad el ayuntamiento, mediante el planteamiento, establece unas categorías de suelo en función del uso que se vaya a hacer. Es lo que se conoce de forma genérica como clasificación y calificación del suelo. Aunque puede variar la nomenclatura de una comunidad autónoma a otra, de forma genérica estas clases de suelo son:

  • El suelo rústico o no urbanizable: son los terrenos destinados a labores agropecuarias, bosques, etc.
  • El suelo urbanizable: son los terrenos destinados a convertirse en parte de la ciudad pero que todavía tienen un carácter rural o no urbanizable.
  • El suelo urbano: son los terrenos que ya forman parte de la ciudad.

Esta clasificación se encuentra recogida en los esquemas de los Planes Generales de los municipios. Para que un suelo pueda pasar de suelo rústico a urbanizable o urbano es necesario que tenga redactado un planteamiento general o de desarrollo en el que se especifique qué clase de suelo es y qué necesita para su transformación.

La consulta de la información urbanística de un municipio se puede hacer bien solicitando dichos datos al técnico municipal del ayuntamiento, bien analizando directamente la documentación urbanística que se puede obtener en los ayuntamientos, en los colegios de arquitectos, en las delegaciones provinciales de la consejería competente en urbanismo, o en Internet (portales municipales y de las comunidades autónomas).

En el caso de la realización de una tasación del suelo siempre habrá de conseguirse una copia de la documentación para incluirla posteriormente en el correspondiente informe de tasación.

Texto ST.